Estamos viviendo un momento difícil, con la incertidumbre como constante vital, aprendiendo a vivir día a día. El miedo, la soledad, el aislamiento que estamos sintiendo es el mismo que siente una persona cuando es diagnosticada de Esclerosis Múltiple.

Las personas con esclerosis múltiple están consideradas como un grupo de riesgo ante el coronavirus. Por ello, para minimizar el riesgo de contagio, han de quedarse aisladas en casa sin la posibilidad de asistir a nuestra entidad para recibir la asistencia física, psicológica y social tan necesaria. Además, esta situación puede afectar directamente su salud, ya que la falta de movilidad empeora notablemente la espasticidad, su fuerza, puede suponerla pérdida del equilibrio y, no menos importante, este aislamiento total y continuado puede aumentar la sensación de ansiedad o incluso agravar situaciones de depresión.

Cuando esta situación acabe, desde EMNavarra seguirán con la necesidad de poder atender a las personas que debido al desarrollo de su enfermedad o a que residen en zonas rurales, no pueden acudir presencialmente a la asociación.

Para ello necesitan mejorar los medios y recursos digitales con los que cuentan para crear una plataforma que les permita atender a las personas con esclerosis múltiple de forma remota desde todas las áreas que disponen en la entidad.


Ayúdales a llegar donde más los necesitan. Ayúdales a seguir en marcha. Salvemos las distancias.

salvemos-las-distancias